Productos de Castilla la Mancha

 

Los productos de Castilla la Mancha son de una calidad incuestionable

En Castilla la Mancha hay una extensa variedad de productos que cuentan con una calidad incuestionable, empezando por un grupo de alimentos provenientes de esta región, los cuales poseen un prestigio que se extiende no solo a nivel nacional, sino también internacional.

Dichos productos cuentan con un alto valor añadido tanto a nivel económico como social, ya que se trata de productos que se encuentran relacionados con un área geográfica específica o que son llevadas a cabo siguiendo alguna técnica tradicional.

Dentro de un mercado globalizado, como lo es el actual, una de las armas principales usadas en Castilla la Mancha, consiste en la calidad característica de sus productos y es que a medida que pasan los años, los clientes suelen solicitar más información sobre los productos de consumo que adquieren, al igual que más autenticidad y/o tradición, siendo todos ello, aspectos que se encuentran garantizados en los productos de Castilla la Mancha.

Adquirir, obsequiar y consumir los diferentes productos alimenticios que se producen en Castilla La Mancha, supone una señal de buen gusto, lo cual agradece no solo el paladar, sino también el estómago, sin dejar a un lado el deleite que siente cualquiera de las personas que los disfrutan.

Castilla la Mancha es una comunidad bastante rica cuando se trata de productos autóctonos, cuenta con un paisaje particular en el cual hay únicamente que detenerse y ver alrededor para poder apreciar todo aquello que la madre tierra puso a disposición de los habitantes de esta región.

Las tierras manchegas están caracterizadas debido a sus enormes llanuras, en las que las cepas de uvas logran crecer hasta ocupar la extensión vinícola más grande que se puede encontrar en el mundo, por lo que sus productos se han convertido en caprichos para los paladares más distinguidos; conviviendo con una excesivamente rica y diversa despensa (miel, cordero, mazapán, azafrán, etc.), y en la cual, la tradición quesera permite que los quesos de la región sean uno de los productos más demandados, incluso, más allá de las fronteras españolas.

De este modo y uno después del otro, se van creando una lista de productos sobrios pero exquisitos, los cuales reemplazan ampliamente la gran diversidad culinaria que poseen otras comunidades limítrofes; por lo que se convierten en uno de los más variados e importantes tesoros y/o legados que Castilla la Mancha podría dejar a las demás personas.

Algunos productos de la región

Al pasar por la comunidad de Castilla la Mancha, es recomendable activar el sentido del gusto tanto como sea posible, con el fin de degustar los deliciosos y exquisitos bocados que únicamente se ofrecen en esta región.

Algunos de los productos originarios que más se destacan en Castilla la Mancha son:

Queso Manchego

Se trata de un producto que surge como consecuencia de un clima extremado y duro, el cual promueve el desarrollo de una vegetación bastante rústica que sirve como alimento para una ancestral y peculiar raza de ovejas, las cuales son sometidas a un control sanitario y morfológico realmente escrupuloso.

Dichas características dan como resultado, un queso único alrededor del mundo, el Queso Manchego.

Ajo morado de las Pedroñeras

Desde la antigüedad, el ajo siempre se ha caracterizado por ser un cultivo tradicional dentro de Castilla la Mancha, además de ser un producto característico y principalmente usado en la gastronomía de la región, ya que se utiliza en múltiples guisos.

La huella que posee el cultivo del ajo logra reflejarse claramente dentro de la gastronomía de la región, donde ha sido usado en numerosos platos el ajo morado de las Pedroñeras, comunidad en la cual, dicho producto es cultivado y al que le son atribuidas múltiples propiedades que optimizan la salud.

Vino de La Mancha

Decir hoy en día que Castilla la Mancha cuenta con el viñedo de mayor tamaño alrededor de todo el mundo, sorprenderá a pocas personas.

En esta región se preparan vinos en los cuales prima una excelente calidad, a causa del bajo rendimiento en cada hectárea; igualmente no es de sorprender que el clima, el sol y la clase de terreno calizo que posee La Mancha, permiten que los bodegueros de la región se encuentren produciendo vinos que son de gran calidad en los principales restaurantes a nivel global.